No es un problema a resolver, es natural



En muchas culturas del mundo no se habla la prevención, pero sí de la solución de problemas. Y ahí ende la situación importante a atender. Porque si importante es la solución de problemas, mucho más la prevención de ellos. Y hablo de solución de problemas como un ejemplo. Hoy no les voy a hablar de problemas, sino de procesos normales en el cuerpo de la mujer a los que se les ha enseño que es un problema.


Y a eso me refiero con la menstruación. Muchos anuncios hay en la TV sobre las absorbencias y sobre que nadie sepa que estás en tu periodo. Nos han hecho creer que es vergonzoso. Nos han hecho creer inclusive que es hasta un castigo. ¿Qué castigo hay cuando nuestra sangre nutre a la placenta? Esa misma placenta que alimenta y calienta a bebé en el vientre; a la misma placenta que mantiene viva a nuestra criatura. ¡Si la menstruación es vida, soporte, renovación! Vamos a cambiar el juego de palabras que utilizamos para describirla, para tratarla y para expresarnos de ella. Cuando cambiemos, entonces aprenderemos a amar nuestros ciclos y nuestra manera inclusive de ver nuestro cuerpo. No se trata de fantasear con una vida perfecta. Porque a muchas el periodo menstrual nos cambia el estado de ánimo, nos duele. Pero duele más cuando la desconocemos, cuando no sabemos por qué ocurre. Duele más el desconocimiento. “¿Porqué tiene que pasar todos los meses?” He escuchado a muchas preguntar, cuestionar con enojo.


La menstruación no es limpieza porque haya algo sucio, sino porque esa sangre preparada para alimentar a una criatura al no haber fecundación no hace falta. Entonces Dios creó algo tan perfecto, que decide despachar lo que no necesita para crear algo nuevo. Mes tras mes, nuestro sistema reproductor se renueva a través de este ciclo.


No solo me dedico a hablar sobre la prevención de la depresión posparto, sino también a hablar sobre la sexualidad femenina. Porque es necesario levantar la voz por la mujer y para la mujer. Porque muchos de nuestros procesos se han visto comercializados, devaluados y puestos en duda. No solo eso, sino que se han ocultado y para lo único que salen a la luz es para la crítica, la queja y para resolver un problema que no hay. Porque el ciclo de una mujer NO ES UN PROBLEMA para resolver. Es un proceso NATURAL y demasiado útil en la vida de la mujer.


Es por esto que, decidí crear un taller llamado: Conoce tu vagina. Para niñas de 9 años hasta jovencitas de 17 años junto a sus madres, madrastras o tutoras. En este taller:


  • Dialogaremos sobre el ciclo menstrual

  • Aprenderemos las partes de la vulva por sus nombres correctos

  • Hablaremos sobre esa primera visita al ginecólogo y cuándo ocurre