¿Qué compone tu autoestima?



Desde pequeñas nos enseñan y nos educan para llenar un cupo en la sociedad, no de manera humana, sino de manera mecánica y sistemática. Naces, gateas, caminas, corres, te educas, estudias, trabajas, te casas y te mueres. Pero la vida no es eso. Salir de ese pensamiento simplista a veces cuesta porque muchas a nuestro alrededor viven de esa manera. Tenemos a veces vacíos que queremos llenar con las fuentes equivocadas. Pensamos que el éxito es cumplir de manera automática ese esquema simplista que se han empeñado en hacernos creer y cumplir. ¿Qué sucede cuando no cumplimos a la perfección con ese patrón o plan que no sale de nosotras? ¿Qué sucede cuando indirectamente todo a tu alrededor dice que no lo estás haciendo bien? ¿Diseñas un nuevo plan o te enfrascas en lo que dice tu alrededor? Nuestra autoimagen, autoestima, autoconcepto, autocontrol y autocontrol se ven comprometidos. Comienzan las dudas sobre nosotras mismas y nuestro entorno, comenzamos a cuestionar el propósito, valor y necesidad de estar vivas. Comenzamos a compararnos, a ver qué tan mal o bien nos vemos al lado de otras. Comenzamos a copiar vidas de las redes, incluso a crear una vida aparente solo para hacer creer a otras lo que somos, y vivimos una fantasía, hasta que nos cansamos de luchar contra lo que sentimos y pensamos. (Esto no es algo ajeno a mí- te lo cuento en mi libro). Cuando “no cumplimos” con las expectativas de este mundo (hablando generalmente) algo dentro de nosotras se rompe por la presión.


Hoy quiero invitarte a conocerte un poco más desde adentro. Porque cuando nos conocemos logramos comprender nuestros pensamientos, comportamientos y manera de actuar. Entonces, logramos amarnos más, respetar nuestros cambios, tiempos y procesos. Cuando logramos conocer cómo funcionamos, somos capaces de crear un plan para nosotras, uno que corresponda a nuestra realidad y capacidades. Puedes ser una madre excepcional, como podrías ser una profesional increíble en tu área y no tener la necesidad de ser madre. Descubre lo que deseas y lo que es mejor para ti. Así que de aquí en adelante lee para conocerte.


Cuando dicen: “la autoestima es el amor que te muestras a ti misma”. Ciertamente hay amor propio envuelto en el asunto, pero no es solo eso. Es mucho más. Es la valoración positiva o negativa que tienes de ti misma y eso te hace hacer, proyectar y pensar. Puedes decir que te amas y que te aceptas, pero ¿es realmente así? Nuestro comportamiento lo valida o lo invalida. ¿Qué es lo que te lleva a pensar generalmente, negativa o positivamente sobre ti, tus capacidades, tu aspecto físico o el cumplimiento de tus “roles” en tu vida?


Aquí te muestro 4 áreas, de las varias, de la autoestima. Que incluye:



1- El autoconcepto- lo que piensas de ti misma, cómo te consideras, cómo te describes. El concepto general que tienes de ti misma. Depende de la combinación de lo que otros creen de ti y de lo que tú crees de ti misma. Construyes una imagen mental propia dependiendo de esto. Va formándose desde que nacemos.

Entonces, proyectas o te comportas de x manera. Por ejemplo: cómo actúas, respondes, te vistes, hablas, miras, lo que proyectas con tu vestimenta, forma de caminar, posturas dependiendo de lo que has escuchado a otros decir de ti. También depende de la cultura, religión, crianza, etc.


2- Autocontrol- La capacidad de detenerte cuando algo te hace daño, dejar de buscar lo que piensas que necesitas al darte cuenta de que tu realidad no es la de otra persona. Aquí entran las emociones, susceptibilidad, debilidades, fortalezas, el enfoque en la vida. La motivación, la disciplina. Todo guiado por la importancia que te des a ti misma y el amor que dices tenerte. Depende de la valoración que tienes de ti misma al igual. Es la capacidad que podrían tener las personas de controlar sus impulsos, la manera de actuar y de reaccionar. El autocontrol se da de manera consciente, de modo que hay una necesidad de conocerte para poder obtener ese autocontrol que necesitas. Cuando se tiene un autoestima baja las personas tienden a practicar acciones autodestructivas, como el alcohol, las drogas y las actividades delictivas, teniendo poco o ningún autocontrol sobre sí mismas.


3- Autoeficacia- las capacidades que posees para tu autocuidado, para hacer lo que sabes que puedes hacer. Los miedos que te limitan o las motivaciones que te impulsan a seguir. Entra el trabajo, las destrezas, la confianza en ti misma, el sentido de ser útil, hacer las cosas por sí misma. Reconocer cuando necesitas ayuda sin pensar que te haces daño o que eres débil, saber e identificar cuando puedes continuar por ti misma sin necesitar la opinión o el empuje de otras personas constantemente. Tiene que ver con los objetivos, las metas y tu motivación para alcanzarlos y el salir de la zona cómoda. Cuando tu autoeficacia es débil o baja tenderás a lo estable, a lo aparentemente “seguro”, a lo que conoces y esto no te permitirá afrontar nuevos retos.


Según Bandura , la autoeficacia es la creencia en la propia capacidad de organizar y ejecutar los cursos de acción necesarios para gestionar las situaciones posibles. En otras palabras, la autoeficacia es la creencia de una persona en su capacidad de tener éxito en una situación particular”. (Rodríguez, M., 2020. La mente es maravillosa).


4- Autoimagen- cómo te ves cuando piensas en ti misma. Algunas personas piensan que es lo mismo que el autoconcepto, pero no es así. La autoimagen es más física que emocional. Claro que depende de lo que piensas de ti misma, pero más bien en aspectos de imagen corporal o facial. Depende del concepto que tengas de la belleza y cuáles son tus creencias sobre la belleza. ¿Qué significa belleza para ti? ¿Qué es ser una persona bella? Entonces dependiendo de eso construirás una autoimagen positiva o negativa de ti misma.

Ahora que sabes todo esto y que la autoestima es más que solo el mucho o poco amor que tengas por ti mismas quiero que sepas 3 cosas que necesitas para, no solo aumentar tu autoestima, sino también para mejorar tu vida.


UNO: No vivas por las expectativas de otras personas. Lo que una persona espera de la vida depende de sus experiencias y esas experiencias puede que tengan un significado distinto al tuyo.


DOS: TIENES VALOR. Simplemente porque eres un ser humano, naciste, existes y eso te hace ya poseer valor.



TRES: Si deseas amarte cada día más rodéate de personas que sean sinceras y reales contigo. Que te amen por quien eres y no por lo que tienes.


CUATRO: Siempre agradece lo que tienes. Hay poder en el agradecimiento. Más de lo que imaginas. Si encuentras por qué agradecer, encontrarás razones para ser,


CINCO: Dar más de lo que se recibe te ayudará no solo a sentirte útil, sino también a identificar tu autoeficacia, la importancia que tienes en el mundo.


SEIS: Ser indispensable, no es lo misma a ser irremplazable. Eres irremplazable, aunque mucho te consideren dispensable.


Si te ha gustado esta entrada al blog te invito a que la compartas en tus redes, dejes un comentario o compartas tu opinión en el post en mi cuenta de INSTAGRAM.


¡Hermoso día!




43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo