¿Qué compone tu autoestima?



Desde pequeñas nos enseñan y nos educan para llenar un cupo en la sociedad, no de manera humana, sino de manera mecánica y sistemática. Naces, gateas, caminas, corres, te educas, estudias, trabajas, te casas y te mueres. Pero la vida no es eso. Salir de ese pensamiento simplista a veces cuesta porque muchas a nuestro alrededor viven de esa manera. Tenemos a veces vacíos que queremos llenar con las fuentes equivocadas. Pensamos que el éxito es cumplir de manera automática ese esquema simplista que se han empeñado en hacernos creer y cumplir. ¿Qué sucede cuando no cumplimos a la perfección con ese patrón o plan que no sale de nosotras? ¿Qué sucede cuando indirectamente todo a tu alrededor dice que no lo estás haciendo bien? ¿Diseñas un nuevo plan o te enfrascas en lo que dice tu alrededor? Nuestra autoimagen, autoestima, autoconcepto, autocontrol y autocontrol se ven comprometidos. Comienzan las dudas sobre nosotras mismas y nuestro entorno, comenzamos a cuestionar el propósito, valor y necesidad de estar vivas. Comenzamos a compararnos, a ver qué tan mal o bien nos vemos al lado de otras. Comenzamos a copiar vidas de las redes, incluso a crear una vida aparente solo para hacer creer a otras lo que somos, y vivimos una fantasía, hasta que nos cansamos de luchar contra lo que sentimos y pensamos. (Esto no es algo ajeno a mí- te lo cuento en mi libro). Cuando “no cumplimos” con las expectativas de este mundo (hablando generalmente) algo dentro de nosotras se rompe por la presión.


Hoy quiero invitarte a conocerte un poco más desde adentro. Porque cuando nos conocemos logramos comprender nuestros pensamientos, comportamientos y manera de actuar. Entonces, logramos amarnos más, respetar nuestros cambios, tiempos y procesos. Cuando logramos conocer cómo funcionamos, somos capaces de crear un plan para nosotras, uno que corresponda a nuestra realidad y capacidades. Puedes ser una madre excepcional, como podrías ser una profesional increíble en tu área y no tener la necesidad de ser madre. Descubre lo que deseas y lo que es mejor para ti. Así que de aquí en adelante lee para conocerte.


Cuando dicen: “la autoestima es el amor que te muestras a ti misma”. Ciertamente hay amor propio envuelto en el asunto, pero no es solo eso. Es mucho más. Es la valoración positiva o negativa que tienes de ti misma y eso te hace hacer, proyectar y pensar. Puedes decir que te amas y que te aceptas, pero ¿es realmente así? Nuestro comportamiento lo valida o lo invalida. ¿Qué es lo que te lleva a pensar generalmente, negativa o positivamente sobre ti, tus capacidades, tu aspecto físico o el cumplimiento de tus “roles” en tu vida?


Aquí te muestro 4 áreas, de las varias, de la autoestima. Que incluye: