¿Debo ser empática con mi esposo? 3 maneras de fomentar la empatía en el matrimonio



Muchas veces se habla mucho sobre la empatía hacia otras personas, en el trabajo, en las escuelas y hasta hacia los hijos; y eso está excelente. Pero se habla muy poco hacia el cónyuge. Y muchas veces no se fomenta a menos de que sea un hábito natural de la persona el ser empática.


Si no lo conoces, la empatía es una habilidad, también un hábito – porque se practica. La empatía es el desear comprender la situación de otra persona, al intentar pensar en lo que siente y piensa para solidarizarte.


Por eso hoy he decidido dejarte una entrada al blog sencilla y práctica. En mis redes en INSTRAGRAM y FACEBOOK he estado dialogando el tema de la comunicación sexual en el matrimonio; y sin dudas una de las cosas que te ayudará a aumentar la comunicación ideal o asertiva con tu cónyuge es la empatía. En el episodio #5 de mi podcast te hablo un poco sobre ella y sobre otras cualidades que te ayudarán a enriquecer y aumentar la comunicación sexual, no dejes de escuchar.


Pues ahora te presento estas tres fáciles maneras.

1- Actos de amor – Detalles – Los detalles son muy importantes. Puesto a que la vida se desarrolla en detalles. Pequeños actos que en ocasiones se repiten diariamente sin darnos cuenta. Pequeños actos de amor pudieran ser: una nota en el espejo, pedirle manejar si está muy cansado. Cocinarle su comida o postre favoritos, porque sí. Escucharle con atención. Un masaje en los hombros o sienes. Estos actos pequeños, que muchas veces cuestan poco dinero o nada, te ayudarán a darle un lugar valioso a tu cónyuge y a sentir empatía, a intentar cada día hacerse sentir bien o mejor. Les ayudará a ambos a expresarse muchas veces sin palabras.


2- Pregunta como le fue en el trabajo, en una reunión importante o simplemente en su día. Pregunta todos los días. Aún cuando no tengas ganas. Las preguntas directas y diarias podrían sonar rutinarias o podrían convertirse en rutinarias. Pero cuando se acompañan con un beso o un abrazo la atmósfera cambia y entonces se transforma en una que les invita a interesarse uno por el otro. Como te dije, la empatía se practica. Y esta es excelente oportunidad para practicarla. Aun cuando no lo desees… ¿Por qué? Pues muy fácil, una vez dejes de hacerlo, o olvidarás y cerrarás una puerta de comunicación que ya se había abierto. Posiblemente al principio solo dirá: “bien”. Solo eso. Pero ya más adelante se sentirá con la confianza y a apertura de hablarte más y seguido, de expresar cómo se siente. Y hacerlo de manera real.